LECTURAS DEL VIERNES XXIII DEL T. ORDINARIO 14 DE SEPTIEMBRE ( Y ESQUEMA DE LA MISA DE LA EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ PARA DONDE SE CELEBRE )


MISA PARA MÉXICO Y LOS PAÍSES DONDE SE CELEBRÓ LA FIESTA DE LA SANTA CRUZ EL 3 DE MAYO ( LA MISA DE LA FIESTA AL FINAL DE ESTE ESQUEMA)


¿Por qué ves la paja en el ojo de tu hermano y no la viga que llevas en el tuyo?



RESPUESTAS DE FE S.D.A.


SAN ALBERTO DE JERUSALÉN


ANTÍFONA DE ENTRADA (Cfr. Ga 6, 14)


Que nuestra única gloria sea la cruz de nuestro Señor Jesucristo, en quien está nuestra salvación, nuestra vida y resurrección y por quien hemos sido redimidos y liberados.


ORACIÓN COLECTA


Dios nuestro, que quisiste que tu Hijo muriera en la Cruz para salvar a todos los hombres, concédenos aceptar por su amor la cruz del sufrimiento aquí en la tierra, para poder gozar en el cielo los frutos de su redención. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Me he hecho todo a todos, a fin de ganarlos a todos.


De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 9, 16-19. 22-27


Hermanos: No tengo por qué presumir de predicar el Evangelio, puesto que ésa es mi obligación. ¡Ay de mí, si no anuncio el Evangelio! Si yo lo hiciera por propia iniciativa, merecería recompensa; pero si no, es que se me ha confiado una misión. Entonces, ¿en qué consiste mi recompensa? Consiste en predicar el Evangelio gratis, renunciando al derecho que tengo a vivir de la predicación.

 
Aunque no estoy sujeto a nadie, me he convertido en esclavo de todos para ganarlos a todos. Con los débiles me hice débil, para ganar a los débiles. Me he hecho todo a todos, a fin de ganarlos a todos. Todo lo hago por el Evangelio, para participar yo también de sus bienes.
 
¿No saben que en el estadio todos los corredores compiten, pero uno solo recibe el premio? Corran de manera que consigan el premio. Además, todos los atletas se privan de muchas cosas: ellos lo hacen por un premio que se acaba; nosotros, en cambio, por uno que dura para siempre.
 
Así pues, yo corro, pero no a ciegas, y lucho, pero no dando golpes al aire, sino que domino mi cuerpo y lo obligo a que me sirva, no sea que, después de predicar a los demás, quede yo descalificado.


Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


Del salmo 83 

R/. Qué agradable, Señor, es tu morada.

 
Anhelando los atrios del Señor se consume mi alma. Todo mi ser de gozo se estremece y el Dios vivo es la causa. R/.
 
Hasta el gorrión encuentra casa y la golondrina un lugar para su nido, cerca de tus altares, Señor de los ejércitos, Dios mío. R/.
 
Dichosos los que viven en tu casa, te alabarán para siempre; dichosos los que encuentran en ti su fuerza y la esperanza de su corazón. R/.
 
El Señor es sol y escudo, Dios concede favor y gloria. El Señor no niega sus bienes a los de conducta intachable. R/.


ACLAMACIÓN (Jn 17, 17) 



R/. Aleluya, aleluya.

Tu palabra, Señor, es la verdad; santifícanos en la verdad. R/.


¿Puede un ciego guiar a otro ciego?


Del santo Evangelio según san Lucas: 6, 39-42


En aquel tiempo, Jesús propuso a sus discípulos este ejemplo: "¿Puede acaso un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en un hoyo? El discípulo no es superior a su maestro; pero cuando termine su aprendizaje, será como su maestro.

 
¿Por qué ves la paja en el ojo de tu hermano y no la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo te atreves a decirle a tu hermano: ‘Déjame quitarte la paja que llevas en el ojo’, si no adviertes la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga que llevas en tu ojo y entonces podrás ver, para sacar la paja del ojo de tu hermano".


Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Señor, que este sacrificio que Cristo te ofreció sobre la Cruz para borrar los pecados del mundo, nos purifique ahora de todas nuestras culpas. Por Jesucristo, nuestro Señor.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 12, 32)


Cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí, dice el Señor.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Señor nuestro Jesucristo, tú que nos has redimido por medio de tu Cruz y nos has hecho partícipes de tu Cuerpo y de tu Sangre, concédenos participar también de la gloria de tu resurrección. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

 

—————————————————————————–


MISA PARA LOS PAÍSES DON DE SE CELEBRA HOY LA EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ




EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ


ANTÍFONA DE ENTRADA (cfr. Ga 6, 14)


Que nuestra única gloria sea la cruz de nuestro Señor Jesucristo, en quien esta nuestra salvación, nuestra vida y resurrección y por quien hemos sido redimidos y liberados.


Se dice Gloria.


ORACIÓN COLECTA.


Dios nuestro, que quisiste que tu hijo muriera en la Cruz para salvar a todos los hombres, concédenos aceptar por su amor la cruz del sufrimiento aquí en la tierra, para poder gozar en el cielo los frutos de su redención. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Cristo se humillo a sí mismo; por eso Dios lo exaltó.


De la carta del apóstol san Pablo a los filipenses: 2, 6-11


Cristo Jesús, siendo Dios, no considero que debía aferrarse a las prerrogativas de su condición divina, sino que, por el contrario, se anonadó a sí mismo tomando la condición de siervo, y se hizo semejante a los hombres.

 
Así, hecho unos de ellos, se humillo a sí mismo y por obediencia acepto incluso la muerte, y una muerte de Cruz.
 
Por eso Dios lo exalto sobre todas las cosas y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre, para que, al nombre de Jesús, todos doblen las rodillas en el cielo, en la tierra y en los abismos, y todos reconozcan públicamente que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


Del salmo 77 

R/. No olvidemos las hazañas del Señor.

 
Escucha, pueblo mío, mi enseñanza; presten oído a las palabras de mi boca. Abriré mi boca y les hablare en parábolas; anunciare lo que estaba oculto desde la creación del mundo. R/.
 
Cuando Dios los hacia morir, lo buscaban y madrugaban para volverse hacia Él. Se acordaban de que Dios era su auxilio; el Dios altísimo, su redentor. R/.
 
Lo adulaban con su boca, le mentían con su lengua; su corazón no era sincero con Él ni eran fieles a su alianza. R/.
 
Pero Él sentía lastima de ellos, les perdonaba su culpa y no los destruía. Muchas veces dominó su ira y apago el furor de su cólera. R/.


ACLAMACIÓN 

R/. Aleluya, aleluya.

 
Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos, por que con tu santa cruz redimiste al mundo. R/.


El hijo del hombre tiene que ser levantado.


Del santo Evangelio según san Juan: 3,13-17


En aquel tiempo, Jesús dijo a Nicodemo: “Nadie ha subido al cielo sino el Hijo del hombre, que bajo del cielo y esta en el cielo. Así como Moisés levanto la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en Él tenga vida eterna.


Porque tanto amó Dios al mundo, que le entrego a su Hijo único, para que todo que crea en Él no perezca, si no que tenga vida eterna. Por que Dios no envió a su Hijo para condenar al mundo, si no para que el mundo se salvara por Él” 

Palabra del Señor:

Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Señor, que este sacrificio que Cristo te ofreció sobre la Cruz para borrar los pecados del mundo, nos purifiquen ahora de todas nuestras culpas. Por Jesucristo, nuestro Señor.


PREFACIO


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte las gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todo poderoso y eterno.

 
Por que has puesto la salvación del género humano en el árbol de la Cruz, para que, de donde tuvo origen la muerte, de allí surgiera la vida; y el que en un árbol venció, fuera en un árbol vencido. Por Cristo, Señor nuestro.
 
Por El, los ángeles y los arcángeles y todos los coros celestiales, celebran tu gloria, unidos en común alegría. Permítenos asociarnos a sus voces cantando humildemente tu alabanza: Santo, Santo, Santo…


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 12, 32)


Cuando yo sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí, dice el Señor. Aleluya.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Señor nuestro Jesucristo, tú que nos has redimido por medio de la Cruz y nos has hecho participes de 

tu Cuerpo y de tu Sangre, concédenos participar también de la gloria de tu resurrección. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos

 

Published in: on 13 septiembre, 2012 at 3:01  Dejar un comentario