LECTURAS DEL DOMINGO DE LA SOLEMNIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO 20 DE NOVIEMBRE (BLANCO)


"Éste es el rey de los judíos".

 

 

clip_image001

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.

 

SAN EDMUNDO REY Y MÁRTIR

 

ANTÍFONA DE ENTRADA Ap 5, 12; 1, 6

 

Digno es el Cordero que fue inmolado, de recibir el poder y la riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor. A Él la gloria y el imperio por los siglos de los siglos.

 

Se dice Gloria.

 

ORACIÓN COLECTA

 

Dios todopoderoso y eterno, que quisiste fundamentar todas las cosas en tu Hijo muy amado, Rey del universo, concede, benigno, que toda la creación, liberada de la esclavitud del pecado, sirva a tu majestad y te alabe eternamente. Por nuestro Señor Jesucristo…

 

LITURGIA DE LA PALABRA

 

Ungieron a David como rey de Israel.

 

clip_image002

Del segundo libro de Samuel: 5,1-3

 

En aquellos días, todas las tribus de Israel fueron a Hebrón a ver a David, de la tribu de Judá, y le dijeron: "Somos de tu misma sangre. Ya desde antes, aunque Saúl reinaba sobre nosotros, tú eras el que conducía a Israel, pues ya el Señor te había dicho: ‘Tú serás el pastor de Israel, mi pueblo; tú serás su guía’ ".

 

Así pues, los ancianos de Israel fueron a Hebrón a ver a David, rey de Judá. David hizo con ellos un pacto en presencia del Señor y ellos lo ungieron como rey de todas las tribus de Israel.

 

Palabra de Dios. 

 

Te alabamos, Señor.

 

Del salmo 121

 

clip_image003

R/. Vayamos con alegría al encuentro del Señor.

 

¡Qué alegría sentí cuando me dijeron: "Vayamos a la casa del Señor"! Y hoy estamos aquí, Jerusalén, jubilosos, delante de tus puertas. R/.

 

A ti, Jerusalén, suben las tribus, las tribus del Señor, según lo que a Israel se le ha ordenado, para alabar el nombre del Señor. R/.

 

Por el amor que tengo a mis hermanos, voy a decir: "La paz sea contigo". Y por la casa del Señor, mi Dios, pediré para ti todos los bienes. R/.

 

Dios nos ha trasladado al Reino de su Hijo amado.

 

clip_image004

De la carta del apóstol san Pablo a los colosenses: 1, 12-20

 

Hermanos: Demos gracias a Dios Padre, el cual nos ha hecho capaces de participar en la herencia de su pueblo santo, en el reino de la luz.

 

Él nos ha liberado del poder de las tinieblas y nos ha trasladado al Reino de su Hijo amado, por cuya sangre recibimos la redención, esto es, el perdón de los pecados.

 

Cristo es la imagen de Dios invisible, el primogénito de toda la creación, porque en él tienen su fundamento todas las cosas creadas, del cielo y de la tierra, las visibles y las invisibles, sin excluir a los tronos y dominaciones, a los principados y potestades. Todo fue creado por medio de él y para él.

 

Él existe antes que todas las cosas, y todas tienen su consistencia en él. Él es también la cabeza del cuerpo, que es la Iglesia. Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que sea el primero en todo.

 

Porque Dios quiso que en Cristo habitara toda plenitud y por él quiso reconciliar consigo todas las cosas, del cielo y de la tierra, y darles la paz por medio de su sangre, derramada en la cruz.

 

Palabra de Dios.

 

Te alabamos, Señor.

 

ANTES DEL EVANGELIO Mc 11, 9. 10

 

clip_image005

 

 

 

 

 

R/. Aleluya, aleluya.

 

¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el reino que llega, el reino de nuestro padre David! R/.

 

Señor, cuando llegues a tu Reino, acuérdate de mí.

 

clip_image006

Del santo Evangelio según san Lucas: 23, 35-43

 

Cuando Jesús estaba ya crucificado, las autoridades le hacían muecas, diciendo: "A otros ha salvado; que se salve así mismo, si él es el Mesías de Dios, el elegido".

 

También los soldados se burlaban de Jesús, y acercándose a él, le ofrecían vinagre y le decían: "Si tú eres el rey de los judíos, sálvate a ti mismo". Había, en efecto, sobre la cruz, un letrero en griego, latín y hebreo, que decía: "Éste es el rey de los judíos".

 

Uno de los malhechores crucificados insultaba a Jesús, diciéndole: "Si tú eres el Mesías, sálvate a ti mismo y a nosotros". Pero el otro le reclamaba, indignado: "¿Ni siquiera temes tú a Dios, estando en el mismo suplicio? Nosotros justamente recibimos el pago de lo que hicimos. Pero éste ningún mal ha hecho". Y le decía a Jesús: "Señor, cuando llegues a tu Reino, acuérdate de mí". Jesús le respondió: "Yo te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso".

 

Palabra del Señor.

 

Gloria a ti, Señor Jesús.

 

Credo

 

PLEGARIA UNIVERSAL

 

Unidos a Jesucristo, que es nuestro camino y nuestra vida, presentemos nuestras plegarias al Padre.

 

Después de cada petición diremos: Padre misericordioso, escúchanos.

 

Por toda la Iglesia. Que la experiencia de este Año Santo de la Misericordia, que hoy concluimos, rinda abundantes frutos y nos ayude a crecer en el conocimiento y la fidelidad a Jesucristo. Oremos.

 

Por el Papa Francisco. Que Dios lo llene siempre del gozo de la fe y la esperanza. Oremos.

 

Por los que se preparan para el ministerio presbiteral. Que la entrega de Jesucristo hasta la muerte sea siempre para ellos  modelo y guía. Oremos.

 

Por los responsables de la política y la economía de las naciones. Que se conviertan y trabajen para que el bienestar alcance a todos, como es el deseo de Dios. Oremos.

 

Por nosotros. Que crezca en el corazón de cada uno la misericordia, la generosidad, el espíritu de servicio y el amor a los pobres para que el mundo se asemeje más a los deseos del corazón de Jesús, Rey del universo. Oremos.

 

Escucha, Padre, nuestra oración, y condúcenos al Reino de tu Hijo amado, Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo por los siglos de los siglos.

 

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

 

Al ofrecerte, Señor, el sacrificio de la reconciliación humana, te suplicamos humildemente que tu Hijo conceda a todos los pueblos los dones de la unidad y de la paz. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

PREFACIO

 

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno. Porque has ungido con el óleo de la alegría, a tu Hijo único, nuestro Señor Jesucristo, como Sacerdote eterno y Rey del universo, para que, ofreciéndose a sí mismo como víctima perfecta y pacificadora en el altar de la cruz, consumara el misterio de la redención humana; y, sometiendo a su poder la creación entera, entregara a tu majestad infinita un Reino eterno y universal: Reino de la verdad y de la vida, Reino de la santidad y de la gracia, Reino de la justicia, del amor y de la paz.

 

Por eso, con los ángeles y los arcángeles y con todos los coros celestiales, cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo…

 

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Sal 28, 10-11

 

En su trono reinará el Señor para siempre y le dará a su pueblo la bendición de la paz.

 

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

 

Habiendo recibido, Señor, el alimento de vida eterna, te rogamos que quienes nos gloriamos de obedecer los mandamientos de Jesucristo, Rey del universo, podamos vivir eternamente con él en el reino de los cielos. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

 

Published in: on 19 noviembre, 2016 at 15:03  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://palabradediosdiaria.com/2016/11/19/lecturas-del-domingo-de-la-solemnidad-de-nuestro-seor-jesucristo-rey-del-universo-20-de-noviembre-blanco/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: