LECTURAS DEL DOMINGO VII DEL T. ORDINARIO 23 DE FEBRERO (VERDE)


Si ustedes aman a los que los aman, ¿qué recompensa merecen?



 

 

 

RESPUESTAS DE FE S.D.A.


SAN POLICARPO DE ESMIRNA


ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 12, 6)


Confío, Señor, en tu misericordia; alegra mi corazón con tu auxilio. Cantaré al Señor por el bien que me ha hecho.


Se dice Gloria


ORACIÓN COLECTA


Concédenos, Señor, ser dóciles a las inspiraciones de tu Espíritu para que realicemos siempre en nuestra vida tu santa voluntad. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Amarás a tu prójimo como a ti mismo.


Del libro del Levítico: 19, 1-2. 17-18


En aquellos días, dijo el Señor a Moisés: "Habla a la asamblea de los hijos de Israel y diles: ‘Sean santos, porque yo, el Señor, soy santo. No odies a tu hermano ni en lo secreto de tu corazón. Trata de corregirlo, para que no cargues tú con su pecado. No te vengues ni guardes rencor a los hijos de tu pueblo. Ama a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor’ ".


Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


Del salmo 102

R/. El Señor es compasivo y misericordioso.

 
Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga su santo nombre. Bendice al Señor, alma mía, y no te olvides de sus beneficios. R/.
 
El Señor perdona tus pecados y cura tus enfermedades; Él rescata tu vida del sepulcro y te colma de amor y de ternura. R/.
 
El Señor es compasivo y misericordioso, lento para enojarse y generoso para perdonar. No nos trata como merecen nuestras culpas, ni nos paga según nuestros pecados. R/.
 
Como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos; como un padre es compasivo con sus hijos, así es compasivo el Señor con quien lo ama. R/.


Todo es de ustedes, ustedes son de Cristo y Cristo es de Dios.


De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios: 3, 16-23


Hermanos: ¿No saben ustedes que son el templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en ustedes? Quien destruye el templo de Dios, será destruido por Dios, porque el templo de Dios es santo y ustedes son ese templo.

 
Que nadie se engañe: si alguno de ustedes se tiene a sí mismo por sabio según los criterios de este mundo, que se haga ignorante para llegar a ser verdaderamente sabio. Porque la sabiduría de este mundo es ignorancia ante Dios, como dice la Escritura: Dios hace que los sabios caigan en la trampa de su propia astucia. También dice: El Señor conoce los pensamientos de los sabios y los tiene por vanos.
 
Así pues, que nadie se gloríe de pertenecer a ningún hombre, ya que todo les pertenece a ustedes: Pablo, Apolo y Pedro, el mundo, la vida y la muerte, lo presente y lo futuro: todo es de ustedes; ustedes son de Cristo, y Cristo es de Dios.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


ACLAMACIÓN (1 Jn 2, 5)



R/. Aleluya, aleluya.

 
En aquel que cumple la palabra de Cristo, el amor de Dios ha llegado a su plenitud. R/.


Amen a sus enemigos.


Del santo Evangelio según san Mateo: 5, 38-48


En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Han oído que se dijo: Ojo por ojo, diente por diente. Pero yo les digo que no hagan resistencia al hombre malo. Si alguno te golpea en la mejilla derecha, preséntale también la izquierda; al que te quiera demandar en juicio para quitarte la túnica, cédele también el manto. Si alguno te obliga a caminar mil pasos en su servicio, camina con él dos mil. Al que te pide, dale; y al que quiere que le prestes, no le vuelvas la espalda.

 
Han oído que se dijo: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo. Yo, en cambio, les digo: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y rueguen por los que los persiguen y calumnian, para que sean hijos de su Padre celestial, que hace salir su sol sobre los buenos y los malos, y manda su lluvia sobre los justos y los injustos.
 
Porque, si ustedes aman a los que los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen eso mismo los publicanos? Y si saludan tan sólo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen eso mismo los paganos? Ustedes, pues, sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto". 

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo.


PLEGARIA UNIVERSAL


Presentemos al Padre nuestras plegarias, confiando en su inmenso amor.

Después de cada petición diremos: Padre, escúchanos.
 
 
Por la Iglesia universal, por el Papa Francisco, sucesor de san Pedro. Que sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz. Oremos.
 
Por todas las personas que, aquí y allá, buscan un sentido a la vida. Que encuentren en nosotros el testimonio del Evangelio de Jesús. Oremos.
 
Por los gobernantes de los países más desarrollados. Que pongan por delante del consumo la generosidad, la fraternidad y el respeto a la naturaleza y al medio ambiente. Oremos.
 
Por las personas que viven angustiadas por los efectos de la crisis económica. Que sepamos compartir nuestros bienes con ellos. Oremos.
 
Por los hombres y las mujeres que integran las fuerzas armadas. Que Jesús sea su modelo de servicio dedicado, atento y respetuoso. Oremos.
 
Por todos nosotros. Que aprendamos a perdonar y a pedir perdón con sencillez y con el gozo de sentirnos amados. Oremos.


Escucha, Padre, nuestra oración, y muéstranos tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Que este sacrificio de acción de gracias y de alabanza que vamos a ofrecerte, nos ayude, Señor, a conseguir nuestra salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Prefacio para los domingos del Tiempo Ordinario.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 11, 27)


Señor, yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo, que ha venido a este mundo.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Que el Cuerpo y la Sangre de Cristo, que nos has dado, Señor, en este sacramento, sean para todos nosotros una prenda segura de vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Published in: on 22 febrero, 2014 at 15:56  Dejar un comentario