LECTURAS DEL VIERNES VIII DEL T. ORDINARIO 1 DE JUNIO SAN JUSTINO MÁRTIR

 

"Si ustedes no perdonan tampoco el Padre, que está en el cielo, les perdonará a ustedes sus ofensas".





RESPUESTAS DE FE S.D.A.


SAN JUSTINO


ANTÍFONA DE ENTRADA (cfr. Sal 118, 85. 46)


Frente a tu verdad, Señor, vano es el saber de los paganos. Por eso no he tenido miedo de confesar tu Evangelio ante los poderosos.


ORACIÓN COLECTA


Dios nuestro, tu que enseñaste a san Justino que la sabiduría verdadera consiste en conocer a Jesucristo crucificado, concédenos, por la intercesión de tu santo mártir, que nada llegue a separarnos de ti ni del amor a la cruz de Jesucristo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos.


LITURGIA DE LA PALABRA


Sean buenos administradores de la gracia multiforme de Dios.


De la primera carta del apóstol san Pedro: 4, 7-13


Hermanos: Ya está cerca el final de todo; por lo tanto, vivan con sensatez y en vigilancia para poder orar. Sobre todo, mantengan en continua actividad el amor mutuo, pues el amor sepulta una multitud de pecados. Sean hospitalarios los unos con los otros, sin quejas.

Que cada uno, como buen administrador de la gracia multiforme de Dios, emplee para servir a los demás, los dones recibidos. Quien habla, que sea mensajero de las palabras de Dios; quien se dedica a servir a los demás, que los sirva con la fuerza que Dios le comunica. De modo que Dios sea glorificado en todo, por medio de Jesucristo, a quien corresponden la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Amen.
No se sorprendan, queridos hermanos, del fuego de persecución que ha prendido por ahí para ponerlos a prueba, como si les sobreviniera algo nunca visto. Al contrario, alégrense de compartir ahora los padecimientos de Cristo, para que, cuando se manifieste su gloria, el júbilo de ustedes sea desbordante.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


Del salmo 95

R/. El Señor juzgara a todas las nación es.

"Reina el Señor", digamos a los pueblos. Él afianzo con su poder el orbe, gobierna a las naciones con justicia. R/.
Alégrense los cielos y la tierra, retumbe el mar y el mundo submarino. Salten de gozo el campo y cuanto encierra, manifiesten los bosques regocijo. R/.
Regocíjese todo ante el Señor, porque ya viene a gobernar el orbe. Justicia y rectitud serán las normas con las que rija a todas las nación es. R/.


ACLAMACIÓN (cfr. Jn 15,16)


R/. Aleluya, aleluya.

Yo los he elegido del mundo, dice el Señor, para que vayan y den fruto y su fruto permanezca. R/.


Mi casa será casa de oración para todos los pueblos. – Tengan fe en Dios.


Del santo Evangelio según san Marcos: 11, 11-26


Después de haber sido aclamado por la multitud, Jesús entró en Jerusalén, fue al templo y miro todo lo que en el sucedía; pero como ya era tarde, se marchó a Betania con los Doce.

Al día siguiente, cuando salieron de Betania, sintió hambre. Viendo a lo lejos una higuera con hojas, Jesús se acercó a ver si encontraba higos; pero al llegar, solo encontró hojas, pues no era tiempo de higos. Entonces le dijo a la higuera: "Que nunca jamás coma nadie frutos de ti". Y sus discípulos lo estaban oyendo.
Cuando llegaron a Jerusalén, entró en el templo y se puso a arrojar de ahí a los que vendían y compraban; volcó las mesas de los que cambiaban dinero y los puestos de los que vendían palomas; y no dejaba que nadie cruzara por el templo cargando cosas. Luego se puso a enseñar a la gente, diciéndoles: "Acaso no está escrito: Mi casa será casa de oración para todos los pueblos? Pero ustedes la han convertido en una cueva de ladrones".
Los sumos sacerdotes y los escribas se enteraron de esto y buscaban la forma de matarlo; pero le tenían miedo, porque todo el mundo estaba asombrado de sus enseñanzas. Cuando atardeció, Jesús y los suyos salieron de la ciudad.
A la mañana siguiente, cuando pasaban junto a la higuera, vieron que estaba seca hasta la raíz. Pedro cayo en la cuenta y le dijo a Jesús: "Maestro, mira: la higuera que maldijiste se secó". Jesús les dijo entonces: "Tengan fe en Dios; les aseguro que si uno le dice a este monte: ‘Quítate de ahí y arrójate al mar’, sin dudar en su corazón y creyendo que va a suceder lo que dice, lo obtendrá. Por eso les digo: Cualquier cosa que pidan en la oración, crean ustedes que ya se la han concedido, y la obtendrán. Y cuando se pongan a orar, perdonen lo que tengan contra otros, para que también el Padre, que está en el cielo, les perdone a ustedes sus ofensas; porque si ustedes no perdonan tampoco el Padre, que está en el cielo, les perdonará a ustedes sus ofensas".


Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Concédenos, Señor, celebrar dignamente este misterio de la Eucaristía, que tan valerosamente defendió el mártir san Justino. Por Jesucristo, nuestro Señor.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (1 Co 2, 2)


Cuando estuve entre ustedes, nunca me precie de otra cosa que de conocer a Jesucristo crucificado.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Tú, que nos has alimentado con el pan que da la vida, concédenos, Señor, que siguiendo las enseñanzas de san Justino, vivamos en continua acción de gracias por tus dones. Por Jesucristo, nuestro Señor

Published in: on 31 mayo, 2012 at 3:54  Dejar un comentario  

LECTURAS DEL JUEVES VIII T. ORDINARIO 31 DE MAYO LA VISITACIÓN DE MARÍA

 

¡Bendita tu entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre!





RESPUESTAS DE FE S.D.A.


VISITACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA


ANTÍFONA DE ENTRADA


Ustedes, los que aman y temen a Dios, vengan y escuchen: les contare las maravillas que el Señor ha hecho por mí.


Se dice Gloria.


ORACIÓN COLECTA


Dios eterno y todo poderoso, que inspiraste a la Santísima Virgen cuando llevaba ya en su seno a tu Hijo el deseo de visitar a santa Isabel, concédenos docilidad a tu Espíritu, a fin de que podamos siempre, con María, reconoce tus beneficios y alabarte por ellos. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Ayuden a sus hermanos a sus necesidades y esmérense en la hospitalidad.


De la carta del apóstol san Pedro a los romanos: 12, 9-16


Hermanos: que el amor de ustedes sea sinceros. Aborrezcan el mal y amen el bien; ámense cordialmente los unos a los otros como hermanos; que cada uno estime a los otros más que a si mismo. En el cumplimiento de su deber, no sean negligentes y mantengan un espíritu fervoroso al servicio del Señor. Que la esperanza los mantenga alegres: sean constantes en la tribulación y perseverantes en la oración. Ayuden a los hermanos en sus necesidades y esmérense en la hospitalidad.

Bendigan a los que los persiguen; bendíganlos, no los maldigan. Alégrense con los que se alegran; lloren con los que lloran. Que reine la concordia entre ustedes, no sean, pues, altivos: más bien pónganse al nivel de los humildes.

Palabra del Señor.

Te alabamos, Señor.


Isaías 12

R/. El Señor ha hecho maravillas con nosotros.

El Señor es mi Dios y mi salvador, con Él estoy seguro y nada temo. El Señor es mi protección y mi fuerza y ha sido mi salvación. Sacarán agua con gozo de la fuente de salvación. R/.
Den gracias al Señor, invoquen su nombre, cuenten a los pueblos sus hazañas, proclamen que su nombre es sublime. R/.
Alaben al Señor por sus proezas, anúncielas a todas las tierras. Griten jubilosos. Habitantes de Sión, por que el Dios de Israel ha sido grande con ustedes. R/.


ACLAMACIÓN (cfr Lc 1, 45)



R/. Aleluya, aleluya.

 
Dichosa tu Santísima Virgen María, que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor. R/.


¿Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme?


Del santo Evangelio según san Lucas: 1, 39-56


En aquellos días, María se encamino presurosa a un pueblo de las montañas de Judea y, entrando en la casa de Zacarías, saludo a Isabel, en cuanto ésta oyó el saludo de María, la criatura saltó en su seno.

Entonces Isabel quedó llena del Espíritu Santo, y levantando la voz, exclamó: “¡Bendita tu entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo, para que la madre de mi Señor venga a verme? Apenas llego tu saludo a mis oídos, el niño saltó de gozo en mi seno. Dichosa tu que has creído, porque se cumplirá cuanto te fue anunciado de parte del Señor”.

Entonces dijo María: “Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo de Dios, mi salvador, por que puso sus ojos en la humildad de su esclava.
Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque porque ha hecho en mí grandes cosas el que todo lo puede. Santo es su nombre, y su misericordia llega de generación en generación a los que lo temen.
Ha hecho sentir el poder de su brazo: disperso a los de corazón altanero, destronó a los potentados y exaltó a los humildes. A los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió sin nada. Acordándose de su misericordia, vino en ayuda de Israel, su siervo, como la había prometido a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia, para siempre” María permaneció con Isabel unos tres meses, y luego regreso a su casa.


Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Dios todo poderoso, que bendijiste la amorosa solicitud de María, la Madre de tu Hijo, por su prima Isabel, acepta y bendice los dones que te presentamos y conviértelos para nosotros en fuentes de satisfacción. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Prefacio de santa María Virgen.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Lc 1, 48-49)


Todas las generaciones me llamarán bienaventurada, por que ha hecho en mí maravillas el Todopoderoso, cuyo nombre es santo.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Te damos gracias, Dios nuestro, por este admirable sacramento de tu amor que has concedido a la iglesia y te suplicamos que, así como Juan Bautista se alegro de sentir la presencia oculta de tu Hijo, así podamos nosotros reconocer en la Eucaristía la presencia viva de nuestro salvador, que vive y reina por los siglos de los siglos.


 

Published in: on 30 mayo, 2012 at 3:51  Dejar un comentario  

LECTURAS DEL MIÉRCOLES VIII DEL T. ORDINARIO 30 DE MAYO

El Hijo del hombre no ha venido a que lo sirvan, sino a servir.





RESPUESTAS DE FE S.D.A.


SANTA JUANA DE ARCO


ANTÍFONA DE ENTRADA (Mt 13, 33)


El reino de los cielos se parece a un poco de levadura que tomó una mujer y la mezcló con un costal de harina, y toda la masa acabó por fermentar.


ORACIÓN COLECTA


Señor, tú que has querido que la fuerza del Evangelio transforme al mundo, concede a cuantos has llamado a vivir en medio de los deberes y ocupaciones temporales, desempeñar su propio trabajo con espíritu evangélico, para contribuir así a la santificación del mundo. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Los ha rescatado Dios con la sangre preciosa de Cristo, el cordero sin mancha.


De la primera carta del apóstol san Pedro: 1, 18-25

 


Hermanos: Bien saben ustedes que de su estéril manera de vivir, heredada de sus padres, los ha rescatado Dios, no con bienes efímeros, como el oro y la plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, el cordero sin defecto ni mancha, al cual Dios había elegido antes de la creación del mundo y, por amor a ustedes, lo ha manifestado en estos tiempos, que son los últimos. Por Cristo, ustedes creen en Dios, quién lo resucitó de entre los muertos y lo llenó de gloria, a fin de que la fe de ustedes sea también esperanza en Dios.


Así pues, purificados ya internamente por la obediencia a la verdad, que conduce al amor sincero a los hermanos, ámense los unos a los otros de corazón e intensamente. Porque han vuelto ustedes a nacer, y no de una semilla mortal, sino inmortal por medio de la palabra viva y permanente de Dios. En efecto, todo mortal es hierba y toda su belleza es flor de hierba: se seca la hierba y cae la flor; en cambio, la palabra del Señor permanece para siempre. Y esa es la palabra que se les ha anunciado.


Palabra de Dios.


Te alabamos, Señor.

 


Del salmo 147 


R/. Demos gloria al Señor.


Glorifica al Señor, Jerusalén, a Dios ríndele honores, Israel. Él refuerza el cerrojo de tus puertas y bendice a tus hijos en tu casa. R/.

 

Él mantiene la paz en tus fronteras, con su trigo mejor sacia tu hambre. Él envía a la tierra su mensaje y su palabra corre velozmente. R/.

 

Le muestra a Jacob su pensamiento, sus normas y designios a Israel. No ha hecho nada igual con ningún pueblo, ni le ha confiado a otro sus proyectos. R/.

 


ACLAMACIÓN (Mc 10, 45) 





R/. Aleluya, aleluya.


El hijo del hombre vino a servir y a dar su vida por la redención de todos. R/.


Ya ven que nos estamos dirigiendo a Jerusalén, y el Hijo del hombre va a ser entregado.


Del santo Evangelio según san Marcos: 10, 32-45

 


En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos iban camino de Jerusalén y Jesús se les iba adelantando. Los discípulos estaban sorprendidos y la gente que lo seguía tenía miedo. Él se llevó aparte otra vez a los Doce y se puso a decirles lo que iba a suceder: ¨Ya ven que nos estamos dirigiendo a Jerusalén y el Hijo del hombre va a ser entregado a los sumos sacerdotes y a los escribas; van a condenarlo a muerte y a entregarlo a los paganos; se van a burlar de Él, van a escupirlo, a azotarlo y a matarlo; pero al tercer día resucitará¨.


Entonces se acercaron a Jesús, Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, y le dijeron: ¨Maestro, queremos que nos concedas lo que vamos a pedirte¨. Él les dijo: ¨¿Qué es lo que desean?¨. Le respondieron: ¨Concede que nos sentemos uno a tu derecha y otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria¨. Jesús les replicó: ¨No saben lo que piden. ¿Podrán pasar la prueba que yo voy a pasar y recibir el bautismo con que yo seré bautizado; pero eso de sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mi concederlo; eso es para quienes está reservado¨.

 

Cuando los otros diez apóstoles oyeron esto, se indignaron contra Santiago y Juan. Jesús reunió entonces a los Doce y les dijo: ¨Ya saben que los jefes de las naciones las gobiernan como si fueran sus dueños y los poderosos las oprimen. Pero no debe ser así entre ustedes. Al contrario: el que quiera ser grande entre ustedes que sea su servidor, y el que quiera ser primero, que sea esclavo de todos, así como el Hijo del hombre, que no ha venido a que lo sirvan, sino a servir y a dar su vida por la redención de todos¨. 


Palabra del Señor.


Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Dios nuestro, que en tu designio de salvar a todos los hombres por el sacrificio de Cristo, llamas también a los laicos al trabajo apostólico, concédeles, por ese mismo sacrificio que hoy vamos a ofrecerte, impregnar el mundo de espíritu evangélico y ser fermento de su santificación. Por Jesucristo, nuestro Señor.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 15, 8)


La gloria de mi Padre consiste en que den mucho fruto y se manifiesten así como discípulos míos, dice el Señor.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Con la fuerza de la Eucaristía, mediante la cual nos haces participar de tu gracia, fortalece, Señor, a tus hijos, a fin de que, en cualquier trabajo que desempeñen en el mundo, vivan los principios evangélicos y hagan así que tu iglesia este presente y activa en los problemas actuales. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Published in: on 29 mayo, 2012 at 3:26  Dejar un comentario  

LECTURAS DEL MARTES VIII DEL T. ORDINARIO 29 DE MAYO


“Señor, ya ves que nosotros lo hemos dejado todo para seguirte”.





RESPUESTAS DE FE S.D.A.


SANTA ÚRSULA LEDOCHOWSKA


ANTÍFONA DE ENTRADA (1 Jn 3, 17)


Si alguno, teniendo con que vivir, ve a su hermano pasar necesidad, y sin embargo, no lo ayuda, ¿Cómo habitará el amor de Dios en él?


ORACIÓN COLECTA


Dios nuestro, que diste un origen idéntico a todos los pueblos y quisiste formar con ellos una sola familia, llena los corazones con el fuego de tu amor y suscita en todos los hombres el deseo de un progreso justo y fraternal, a fin de que, con los bienes que has destinado para todos, se realice cada uno como persona humana y, suprimida toda discriminación, reinen en el mundo la igualdad y la justicia por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Los profetas predijeron la gracia destinada a ustedes. Pongan, pues, en ella una esperanza sin límites.


De la primera Carta del apóstol san Pedro: 1,10-16


Hermanos: los profetas, cuando predijeron la gracia destinada a ustedes, investigaron profundamente acerca de la salvación de ustedes.

Ellos trataron de descubrir en qué tiempo y en que circunstancias se abrían de verificar las indicaciones que el Espíritu de Cristo, que moraba en ellos, se les había revelado sobre los sufrimientos de Cristo y el triunfo glorioso que los seguiría. Pero se les dio a conocer que ellos no verían o que profetizaban, si no que estaba reservado para nosotros, todo esto les ha sido anunciado ahora a ustedes, por medio de aquellos que les han predicado el Evangelio con la fuerza del Espíritu Santo, enviado del cielo, y ciertamente es algo que los ángeles anhelan contemplar.
Por eso, viviendo siempre atentos y vigilantes, pongan toda su esperanza en la gracia que les va a traer la manifestación gloriosa de Jesucristo.
Como hijos obedientes, no vivan conforme a las pasiones que tenían antes, en el tiempo de su ignorancia. Al contrario, así como es santo el que los llamo, sean también ustedes santos en toda su conducta, pues la Escritura dice: sean santos, porque yo, el Señor, soy santo.


Palabra de Dios

Te alabamos, Señor.


Del salmo 97

R/. Cantemos al Señor un canto nuevo.

Cantemos al Señor un canto nuevo, pues ha hecho maravillas. Su diestra y su santo brazo le han dado la victoria. R/.
El Señor ha dado a conocer su victoria y ha revelado a las naciones su justicia. Una vez más ha demostrado Dios su amor y su lealtad hacia Israel. R/.
La tierra entera ha contemplado la victoria de nuestro Dios. Que todos los pueblos y naciones aclamen con júbilo al Señor. R/.


ACLAMACIÓN (Cfr. Mt 11, 25)





R/. Aleluya, aleluya.

Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por que has revelado los misterios del Reino a la gente sencilla. R/.


Recibirán cien veces más en esta vida, junto con persecuciones: y en otro mundo, la vida eterna.


Del santo Evangelio según san Marcos: 10, 28-31


En aquel tiempo, Pedro le dijo a Jesús: “Señor, ya ves que nosotros lo hemos dejado todo para seguirte”. Jesús le respondió: “Yo les aseguro: nadie que haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o padre o madre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, dejara de recibir, en esta vida, el ciento por uno en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras, junto con persecuciones, y en el otro mundo, la vida eterna. Y muchos que ahora son los primeros serán los últimos, y muchos que ahora son los últimos, serán los primeros”.

Palabra del Señor

Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN DE LAS OFRENDAS


Acepta, Señor, los dones y plegarias de ti iglesia y haz que todos los hombres se llenen del espíritu de hijos de Dios, a fin de que, superadas por amor todas las desigualdades, lleguen los pueblos a formar en tu paz una sola familia. Por Jesucristo, nuestro Señor.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Lc 11,9)


Pidan y se les dará, busquen y hallarán, llamen y se les abrirá dice el Señor.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Que de nuestra participación en este sacramento de unidad, mediante el cual renuevas constantemente a la familia humana, obtengamos, Señor, un amor auténtico y eficaz que nos impulse a promover el progreso de los pueblos y a realizar, en la caridad, las exigencias de la justicia. Por Jesucristo, nuestro señor.


Published in: on 28 mayo, 2012 at 3:01  Dejar un comentario  

LECTURAS DEL LUNES VIIII DEL T. ORDINARIO


Ve y vende lo que tienes, da el dinero a los pobres y así tendrás un tesoro en los cielos. Después, ven y sígueme.





RESPUESTAS DE FE S.D.A.


SAN GERMÁN DE PARÍS


ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 17, 19-20)


El Señor es mi protector; Él me libró de las manos de mis enemigos y me salvó, porque me ama.


ORACIÓN COLECTA


Concédenos, Señor, que el curso de los acontecimientos del mundo se desenvuelva, según tu voluntad, en la justicia y en la paz, y que tu iglesia pueda servirte con tranquilidad y alegría. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Ustedes no han visto a Cristo, y sin embargo, lo aman; al creer ahora en Él se llenan de una alegría indescriptible.


De la primera carta de apóstol san Juan: 1, 3-9


Bendito sea Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo, por su gran misericordia, por que al resucitar a Jesucristo de entre los muertos, nos concedió renacer a la esperanza de una vida nueva, que no puede corromperse ni mancharse y que Él nos tiene reservada como herencia en el cielo. Por que ustedes tienen fe en el Dios, Él los protege con su poder, para que alcancen la salvación que les tiene preparada y que Él revelará al final de los tiempos.

Por esta razón, alégrense, aun cuando ahora tengan que sufrir un poco por adversidades de todas clases, a fin de que su fe, sometida a la prueba, sea hallada digna de alabanza, gloria y honor, el día de la manifestación de Cristo. Porque la fe de ustedes es más preciosa que el oro, y el oro se acrisola por el fuego.
A Cristo Jesús no le han visto y, sin embargo, lo aman; al creer en Él ahora, sin verlo, se llenan de una alegría radiante e indescriptible, seguros de alcanzar la salvación de sus almas, que es la meta de la fe. 

Palabra del Dios.

Te alabamos, Señor.


Del salmo 110

R/. El Señor se acuerda siempre de su alianza.

Quiero alabar a Dios, de corazón, en las reuniones de los justos. Grandiosas son las obras del Señor y para todo fiel, digna de estudio. R/.
Ha hecho inolvidable sus prodigios. El Señor es piadoso y es clemente. Acordándose siempre de su alianza para siempre. Dios es santo y terrible y su gloria perdura eternamente. R/.


ACLAMACIÓN (2 Co 8. 9)

 

R/. Aleluya, aleluya.

Jesucristo, siendo rico, se hizo pobre, para enriquecernos con su pobreza. R/.


Ve y vende lo que tienes y sígueme.


Del santo Evangelio según san Marcos: 10, 17-27


En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acerco corriendo un hombre, se arrodillo ante Él y le pregunto: “Maestro bueno, ¿Qué debo hacer para alcanzar la vida eterna?”. Jesús le contestó: “¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino solo Dios. Ya sabes los mandamientos: no mataras, no cometerás adulterio, no robaras, no levantaras falso testimonio, no cometerás fraudes, honraras a tu Padre y a tu Madre”.

Entonces el le contesto: “Maestro, todo eso lo he cumplido desde muy joven”. Jesús lo miro con amor y le dijo: Sólo una cosa te falta: ve y vende lo que tienes, da el dinero a los pobres y así tendrás un tesoro en los cielos. Después, ven y sígueme”. Pero al oír estas palabras, el hombre se entristeció y se fue apesadumbrado, porque tenía muchos bienes.

Jesús miró a su alrededor, dijo entonces a sus discípulos: “¡Que difícil les va hacer a los ricos entrar en el Reino de Dios!”. Los discípulos quedaron sorprendidos ante estas palabras: pero Jesús insistió: “Hijitos, ¡que difícil es para quienes confían en las riquezas, entrar en el Reino de Dios! Mas fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar al Reino de Dios”.
Ellos se asombraron todavía más y comentaban entre sí: “Entonces, ¿Quién puede salvarse?”. Jesús, mirándolos fijamente les dijo: “Es imposible para los hombres más no para Dios. Para Dios es todo posible”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Que este pan y que este vino que tú mismo nos das para ofrecértelos para que nos ayuden, Señor, convertido en el Cuerpo y Sangre de tu Hijo, a conseguir el premio de la felicidad eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 28, 20)


Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo, dice el Señor.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Te pedimos, Padre misericordioso, que por este sacramento con que ahora nos fortaleces, nos haga algún día participar de la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 27 mayo, 2012 at 3:25  Dejar un comentario  

LECTURAS DEL DOMINGO DE LA SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS 27 DE MAYO


Aparecieron lenguas de fuego, que se distribuyeron y se posaron sobre ellos; se llenaron todos del Espíritu Santo.





RESPUESTAS DE FE S.D.A.


SAN AGUSTÍN DE CANTERBURY


Esta misa se dice en la tarde del sábado ya sea antes o después de las primeras Vísperas del domingo de Pentecostés.


ANTÍFONA DE ENTRADA (Rm 5, 5; 8, 11)


El amor de Dios ha sido infundido en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que habita en nosotros. Aleluya.


Se dice Gloria.


ORACIÓN COLECTA


Dios eterno y todopoderoso que quisiste consumar el misterio de la muerte, resurrección y ascensión de tu Hijo, con la venida del Espíritu Santo renueva el prodigio de Pentecostés y haz que todos los pueblos de la tierra superen con tu amor sus diferencias y te reconozcan como Padre. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


El Señor bajo al monte Sinaí a la vista del pueblo.


Del libro del Éxodo: 19, 3-8. 16-20


En aquellos días, Moisés subió al monte Sinaí para hablar con Dios. El Señor lo llamó desde el monte y le dijo: “esto dirás a la casa de Jacob, esto anunciaras a los hijos de Israel:

“Ustedes han visto cómo castigue a los egipcios y de que manera los he levantado a ustedes sobre alas de águila y los he traído hacia mí. Ahora bien, si escuchan mi voz y guardan mi alianza, serán mi especial tesoro entre todos los pueblos, aunque toda la tierra es mía. Ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación consagrada. Estas son las palabras que has de decir a los hijos de Israel”. Moisés convocó entonces a los ancianos del pueblo y les expuso todo lo que el Señor le había mandado. Todo el pueblo, a una, respondió: “Haremos cuanto ha dicho el Señor”.
Al rayar el alba del tercer día, hubo truenos y relámpagos; una densa nube cubrió el monte y se escuchó un fragoroso resonar de trompetas. Esto hizo temblar al pueblo, que estaba en el campamento. Moisés hizo salir al pueblo para ir al encuentro de Dios; pero la gente se detuvo al pie del monte. Todo el monte Sinaí humeaba, porque el Señor había descendido sobre él en medio del fuego. Salía humo como de un horno y todo el monte retemblaba con violencia. El sonido de las trompetas se hacía cada vez más fuerte. Moisés hablaba y Dios le respondía con truenos. El Señor bajó a la cumbre del monte y le dijo a Moisés que subiera.


Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


Del salmo 103

R/. Envía, Señor, tu Espíritu a renovar la tierra. Aleluya.

Bendice al Señor, alma mía: Señor y Dios mío, inmensa en tu grandeza. Te viste de belleza y majestad, la luz te envuelve como un manto. R/.
¡Que numerosas son tus obras, Señor, y todas las hiciste con maestría! La tierra esta llena de tus creaturas. Bendice al Señor, alma mía. R/.
Todos los vivientes aguardan que les des de comer a su tiempo; les das el alimento y lo recogen, abres tu mano y se sacian de bienes. R/.
Si retiras tu aliento, toda creatura muere y vuelve al polvo. Pero envía tu espíritu, que da vida, y renuevas el aspecto de la tierra. R/.


El espíritu intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse.


De la carta del apóstol san Pablo a los romanos: 8, 22-27


Hermanos: sabemos que la creación entera gime hasta el presente y sufre dolores de parto; y no solo ella, sino también nosotros, los que poseemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente, esperando que se realice plenamente nuestra condición de hijos de Dios, la redención de nuestro cuerpo. Por que ya es nuestra la salvación, pero su plenitud es todavía objeto de esperanza, porque, ¿Cómo se puede esperar lo que ya se posee? En cambio, si esperamos algo que todavía no poseemos, tenemos que esperarlo con paciencia. El Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, por que nosotros no sabemos pedir lo que nos conviene; pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras. Y Dios, que conoce profundamente los corazones, sabe lo que el Espíritu quiere decir, por que el Espíritu ruega conforme a la voluntad de Dios, por los que le pertenecen.


Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


ACLAMACIÓN





R/. Aleluya, aleluya.

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. R/.


Brotarán los ríos de agua que da la vida.


Del santo Evangelio según san Juan: 7, 37-39


El último día de la fiesta, que era el más solemne, exclamó Jesús en voz alta: “El que tenga sed, que venga mí: y beba, aquel que cree en mí. Como dice la Escritura: Del corazón del que cree en mí brotaran ríos de agua viva”.


Al decir esto, se refiere al Espíritu Santo que habían de recibir los que creyeran en Él, pues aun no había venido al Espíritu, por que Jesús no había sido glorificado.


Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


Credo


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Que tu Espíritu santificador descienda, Señor, sobre estos dones e inunde de amor a tu iglesia para que esta pueda ser, en medio del mundo, tu signo y tu instrumento de salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.


PREFACIO


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno.

Porque tú, para llevar a su plenitud el misterio Pascual has enviado Hoy el Espíritu Santo sobre aquellos a quienes adoptase como hijos al injertarlos en Cristo, tu Unigénito.
Este mismo Espíritu fue quien, al nacer la iglesia, revelo a todos los pueblos el misterio de Dios y unió la diversidad de las lengua de la confesión de una misma fe.
Por eso, el mundo entero se desborda de alegría y también los coros celestiales, los ángeles y los arcángeles, cantan sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo…


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 7,37)


El último día de la fiesta, Jesús se puso de pie y exclamó: el que tenga sed, que venga a mí y beba. Aleluya.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Que el sacramento que hemos recibido, nos comunique, Señor, el fuego y el Espíritu Santo que infundiste a nuestros Apóstoles el día de Pentecostés. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Misa del día



ANTÍFONA DE ENTRADA (Rm 5, 5; 8, 11)


El amor de Dios ha sido infundido en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que habita en nosotros. Aleluya.


ORACIÓN COLECTA


Dios nuestro, que por el misterio de Pentecostés santifica a tu iglesia, extendida por todas las naciones, concede al mundo entero los dones del Espíritu Santo y continúa realizando entre los fieles la unidad y el amor de la primitiva iglesia, por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Todos quedaron llenos del Espíritu Santo y empezaron a hablar.


Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 2, 1-11


El día de Pentecostés, todos los discípulos estaban reunidos en un mismo lugar, de repente se oyó un gran ruido que venía del cielo, como cuando sopla un viento fuerte, que resonó por toda la casa donde se encontraban. Entonces aparecieron lenguas de fuego, que se distribuyeron y se posaron sobre ellos; se llenaron todos del Espíritu Santo y empezaron a hablar en otros idiomas, según el Espíritu los inducía expresarse.

En ese día había en Jerusalén judíos devotos, venidos de todas partes del mundo al oír el ruido, acudieron en masa y quedaron desconcertados, por que cada uno los oía hablar en su propio idioma.
Atónitos y llenos de admiración, preguntaban: ¿No son galileos todos estos que están hablando? ¿Cómo, pues, los oímos hablar en nuestra lengua nativa? Entre nosotros no hay medios, partos y elamitas; otros vivimos en Mesopotamia, Judea, Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y en Panfilia, en Egipto y en la zona de Libia que limita con Cirene. Algunos somos visitantes, venidos de Roma, judíos y prosélitos; también hay cretenses y árabes.
Y sin embargo, cada quien los oye Hablar de las maravillas de Dios en su propia lengua”.


Palabra de Dios. 

Te alabamos, Señor.


Del salmo 103

R/. Envía, Señor, tu Espíritu a renovar la tierra. Aleluya.

Bendice al Señor. Alma mía; Señor y Dios mío, inmensa en tu grandeza ¡Que numerosas son tus obras, Señor! La tierra esta llena de tus creaturas. R/.
Si retiras tu aliento, toda criatura muere y vuelve al polvo. Pero envía tu Espíritu, que da vida, renuevas el aspecto de la tierra. R/.
Que Dios sea glorificado para siempre y que goce en sus criaturas. Ojala que le agraden mis palabras y yo me alegrare en el Señor. R/.


Hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo cuerpo.


De la primera carta del Apóstol san Pablo a los corintios: 12, 3-7. 12-13


Hermanos: nadie puede llamar a Jesús “Señor”, si no es bajo la acción del Espíritu Santo.

Hay diferentes dones, pero el Espíritu es el mismo. Hay diferentes servicios, pero el Señor es el mismo. Hay diferentes actividades, pero Dios, que hace todo en todos, es el mismo.
En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común. Porque así como el cuerpo en uno y tiene muchos miembros y todos ellos, a pesar de ser muchos, forman un solo cuerpo, así también en Cristo. Porque todos nosotros, seamos judíos o no judíos, esclavos o libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo cuerpo, y a todos se nos ha dado a beber del mismo Espíritu.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


SECUENCIA


Ven, Dios Espíritu Santo, y envíanos desde el cielo tu luz, para iluminarnos.

 

Ven ya, padre de los pobres, luz que penetra en las almas, dador de todos los dones.

 

Fuente de todo consuelo, amable huésped del alma, paz en las horas de duelo.

 

Eres pausa en el trabajo; brisa, en un clima de fuego; consuelo, en medio del llanto.

 

Ven, luz santificadora, y entra hasta el fondo del alma de todos los que te adoran.

 

Sin tu inspiración divina los hombres nada podemos y el pecado nos domina.

 

Lava nuestras inmundicias, fecunda nuestros desiertos y cura nuestras heridas.

 

Doblega nuestra soberbia, calienta nuestra frialdad, endereza nuestras sendas.

 

Concede a aquellos que ponen en ti su fe y su confianza tus siete sagrados dones.

 

Danos virtudes y méritos, danos una buena muerte y contigo el gozo eterno.


ACLAMACIÓN

R/. Aleluya, aleluya

Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor. R/.


Como el Padre me ha enviado, así también los envió yo: reciban el Espíritu Santo.


Del santo Evangelio según san Juan: 20, 19-23


Al anochecer del día de la resurrección, estando cerradas las puertas de la casa donde se hallaban los discípulos, por miedo a los judíos, se presentó Jesús en medio de ellos y dijo: “la paz este con ustedes”. Dicho esto, les mostro las manos y el costado. Cuando los discípulos vieron al Señor, se llenaron de alegría.

De nuevo les dijo Jesús: “La paz este con ustedes. Como el Padre me ha enviado, así también los envió yo”. Después de decirles esto, soplo sobre ellos y les dijo: “Reciban el Espíritu Santo. A los que les perdonen los pecados les quedarán perdonados; y a los que no se les perdonen, les quedaran sin perdonar”.


Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


Credo


PLEGARIA UNIVERSAL


Invoquemos ahora al Espíritu, el Padre de los pobres, el don que fecunda nuestra existencia y renueva el camino de la humanidad.


Después de cada petición diremos.


Ven Espíritu Santo.

Para que en todas partes (en casa, en el trabajo, en la vida social y ciudadana) los cristianos, que formamos la iglesia, Cuerpo de Cristo, demos un buen testimonio de justicia, de amor y de fe. Oremos.
Para que los que creen en Cristo lleguen a descubrir la alegría del Evangelio. Oremos.
Para que toda persona, de cualquier lugar del mundo, pueda vivir con dignidad, con confianza, con esperanza del futuro. Oremos.
Para que la Eucaristía que nos reúne todos los domingos transforme nuestro corazón y nos llene de los mismos sentimientos que tenía Jesús. Oremos.


Padre, escucha complacido las suplicas de tus fieles y envía en ellos la llama del Espíritu de tu Hijo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Señor, que en el Espíritu Santo nos haga comprender mejor, según la promesa de tu Hijo, el misterio de este sacrificio y toda la profundidad del Evangelio. Por Jesucristo, nuestro Señor.


PREFACIO


En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno.

Porque tú, para llevar a su plenitud el misterio Pascual has enviado Hoy el Espíritu Santo sobre aquellos a quienes adoptase como hijos al injertarlos en Cristo, tu Unigénito.
Este mismo Espíritu fue quien, al nacer la iglesia, revelo a todos los pueblos el misterio de Dios y unió la diversidad de las lengua de la confesión de una misma fe.
Por eso, el mundo entero se desborda de alegría y también los coros celestiales, los ángeles y los arcángeles, cantan sin cesar el himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo…


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Hch 2, 4. 11)


Todos quedaron llenos del Espíritu Santo, y proclamaban las maravillas de Dios. Aleluya.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Señor, tu que nos concedes de participar de la vida divina por medio de tus sacramentos, conserva en nosotros el don de tu amor y la presencia viva del Espíritu Santo, para que esta comunión nos ayude a obtener nuestra salvación eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Para despedir al pueblo, el diácono, o el mismo sacerdote dice:
Pueden ir en paz, aleluya, aleluya.

R/. Demos gracias a Dios, aleluya, aleluya.

Published in: on 26 mayo, 2012 at 3:04  Dejar un comentario  

LECTURAS DEL SÁBADO VII DE PASCUA 26 DE MAYO SAN FELIPE NERI


Muchas otras cosas hizo Jesús





Misa Matutina



RESPUESTAS DE FE S.D.A.


SAN FELIPE NERI


ANTÍFONA DE ENTRADA (cfr. Sal 23, 5-6)


San Felipe Neri ha recibido la bendición del Señor, ha encontrado gracia delante de Dios, su salvador, porque buscó sinceramente al Señor.


ORACIÓN COLECTA


Dios nuestro, que concediste a san Felipe Neri el don de servirte y de ayudar al prójimo con sencillez y alegría, infunde en nosotros tu Espíritu de amor para que sepamos vivir alegremente el Evangelio. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Pablo permaneció en Roma y predicaba el Reino de Dios.


Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 28, 16-20. 30-31


En aquellos días cuando llegamos a Roma, se le permitió a Pablo vivir en una casa particular con un soldado de guardia. Tres días después de su llegada convocó a los judíos principales y una vez reunidos, les dijo: 

¨Hermanos, sin haber hecho nada en contra de mi pueblo, ni de las tradiciones de nuestros padres, fui preso en Jerusalén y entregado a los romanos. Ellos, después de interrogarme, querían ponerme en libertad, porque no encontraron mi nada que mereciera la muerte. Pero los judíos se opusieron y tuve que apelar al César, sin pretender por ello acusar a mi pueblo. Por esta razón he querido verlos y hablar con ustedes pues llevo estas cadenas a causa de la esperanza de Israel¨.
Dos años enteros pasó Pablo en una casa alquilada; ahí recibía a todos los que acudían a él, predicaba el Reino de Dios y les explicaba la vida de Jesucristo, el Señor, con absoluta libertad y sin estorbo alguno.


Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


Del Salmo 10 

R/. El Señor verá a los justos con complacencia. Aleluya.

Desde su santo templo allá en el cielo, donde tiene su trono y su morada los ojos del Señor miran al mundo y examina a los hombres su mirada. R/.
Examina a inocentes y malvados y aborrece al que ama la violencia. Pues es justo el Señor y ama lo justo, a los justos verá con complacencia. R/.


ACLAMACIÓN (cfr. Jn 16, 7.13)

 
R/. Aleluya, aleluya.

Yo les enviaré el Espíritu de la verdad y Él los irá guiando hacia la verdad plena dice el Señor. R/.


Éste es el discípulo que ha escrito estas cosas y su testimonio es verdadero.


Del santo Evangelio según san Juan: 21, 20-25


En aquel tiempo Jesús dijo a Pedro: ¨Sígueme¨. Pedro, volviendo la cara, vio que iba detrás de ellos el discípulo a quién Jesús amaba, el mismo que en la cena se había reclinado sobre su pecho y le había preguntado: ¨Señor, ¿Quién es el que te va ha traicionar?¨. Al verlo, Pedro le dijo a Jesús: ¨Señor, ¿Qué va a pasar con este?¨. Jesús le respondió: ¨Si yo quiero que este permanezca vivo hasta que yo vuelva, ¿A ti qué?, Tú sígueme¨.

Por eso comenzó a correr entre los hermanos el rumor de que ese discípulo no habría de morir. Pero Jesús no dijo que no moriría, sino: ¨Si yo quiero que permanezca vivo hasta que yo vuelva, ¿A ti qué?¨. Éste es el discípulo que atestigua estas cosas y las ha puesto por escrito y estamos ciertos de que su testimonio es verdadero. Muchas otras cosas hizo Jesús y creo que, si se relataran una por una no cabrían en todo el mundo los libros que se escribieran.


Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Por medio de este sacrificio de alabanza que vamos a ofrecerte, convierte, Señor, nuestra vida, como la de san Felipe Neri, en una prueba más de tu solicitud por los pobres. Por Jesucristo, nuestro Señor.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Sal 33, 9)


Hagan la prueba y verán que bueno es el Señor; dichoso el que se acoge a Él.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Por nuestra sagrada comunión que hemos recibido, Señor, que ha ejemplo de san Felipe, tengamos siempre hambre y sed de Cristo, que es la vida verdadera. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 25 mayo, 2012 at 3:44  Dejar un comentario  

LECTURAS DEL VIERNES VII DE PASCUA 25 DE MAYO


"Simón, hijo de Juan, ¿Me amas más que estos?"




RESPUESTAS DE FE S.D.A.


SAN BEDA EL VENERABLE


ANTÍFONA DE ENTRADA (Ap 1, 5-6)


Cristo nos ama y nos ha purificado de nuestros pecados por medio de su sangre; Él nos ha convertido en un reino y hecho sacerdotes para Dios su Padre. Aleluya.


ORACIÓN COLECTA


Dios nuestro, que por medio del triunfo glorioso de Cristo y de la gracia del Espíritu Santo nos has abierto las puertas del cielo, haz que comprendamos la grandeza de este don para que podamos crecer en la fe y servirte con mayor empeño. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Pablo asegura que está vivo un hombre llamado Jesús, que había muerto.


Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 25, 13-21


En aquellos días el rey Agripa y Berenice llegaron a Cesárea para saludar a Festo. Como se detuvieron algún tiempo allí, Festo expuso al rey el caso de Pablo con estas palabras: ¨Tengo aquí un preso que me dejó Felix, cuya condenación me pidieron los sumos sacerdotes y los ancianos de los judíos, cuando estuve en Jerusalén. Yo les respondí que no era costumbre romana condenar a ningún hombre, sin carearlo antes con sus acusadores, para darle la oportunidad de defenderse de la acusación.

Vinieron conmigo a Cesárea, y sin dar largas al asunto, me senté en el tribunal al día siguiente y mandé que compareciera ese hombre. Los acusadores que se presentaron contra el, no le hicieron cargo de ninguno de los delitos que yo sospechaba. Se trataba sólo de ciertas discusiones acerca de su religión y de un tal Jesús, ya muerto, que Pablo asegura que está vivo.
No sabiendo que determinación tomar, le pregunté a Pablo si quería ir a Jerusalén para que se le juzgara allá de esos cargos; pero como él pidió ser juzgado por el César, ordené que siguiera detenido hasta que yo pudiera enviárselo¨.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


Del Salmo 102 

R/. Bendigamos al Señor, que es el rey del universo. Aleluya.

Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga su santo nombre. Bendice al Señor, alma mía, y no te olvides de sus beneficios. R/.
Como desde la tierra hasta el cielo, así es de grande su misericordia; como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos. R/.
En el cielo el Señor puso su trono y su reino abarca el universo. Bendigan al Señor todos los ángeles, ejecutores fieles de sus órdenes R/.


ACLAMACIÓN (Jn 14,26)



R/. Aleluya, Aleluya.

El Espíritu Santo les enseñará todas las cosas y les recordará todo cuanto yo les he dicho, dice el Señor. R/.


Apacienta mis corderos, apacienta mis ovejas.


Del santo Evangelio según san Juan: 21, 15-19


En aquél tiempo le preguntó Jesús a Simón Pedro: ¨Simón, hijo de Juan, ¿Me amas más que estos?. Él le contestó: Sí, Señor, tu sabes que te quiero¨. Jesús le dijo: ¨Apacienta mis corderos¨.

Por segunda vez le pregunto: ¨Simón, hijo de Juan, ¿Me amas?¨. Él le respondió: ¨Si, Señor, tu sabes que te quiero¨. Jesús le dijo: ¨Pastorea mis ovejas¨.

Por tercera vez le pregunto: ¨Simón, Hijo de Juan, ¿Me quieres?¨. Pedro se entristeció de que Jesús le hubiera preguntado por tercera vez si lo quería y le contestó: ¨Señor, tú lo sabes todo, tú bien sabes que te quiero¨. Jesús le dijo: ¨Apacienta mis ovejas.
Yo te aseguro: Cuando eras joven, tu mismo te ceñías la ropa e ibas a donde querías; pero cuando seas viejo, extenderás los brazos y otro te ceñirá y llevará a donde no quieras¨. Esto se lo dijo para indicarle con que género de muerte habría de glorificar a Dios. Después le dijo: ¨Sígueme¨.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Mira, Señor, con bondad, las ofrendas de tu pueblo y haz que tu Espíritu Santo nos purifique para que podamos presentarle un sacrificio agradable. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Prefacio de Pascua o de la Ascensión.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 16,13)


Cuando venga el Espíritu de verdad, dice el Señor, Él los guiará hasta la verdad plena. Aleluya.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Señor, tu que nos purificas y nos fortaleces por medio de tus sacramentos, haz que nuestra participación en esta Eucaristía nos conduzca a la vida eterna. Por Jesucristo nuestro Señor.

 

Published in: on 24 mayo, 2012 at 3:29  Dejar un comentario  

LECTURAS DEL JUEVES VII DE PASCUA 24 DE MAYO


Para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti somos uno.





RESPUESTAS DE FE S.D.A.


MARÍA AUXILIADORA


ANTÍFONA DE ENTRADA (Hb 4, 16)


Acerquémonos confiablemente a Dios, fuente de bondad, a fin de alcanzar su misericordia y su gracia en el tiempo oportuno. Aleluya.


ORACIÓN COLECTA


Señor, que el Espíritu Santo nos conceda abundantemente sus dones, para que podamos conocer su voluntad y ajustemos a ella nuestra vida. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Tendrás que dar testimonio de mí en Roma.


Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 22, 30; 23, 6-11


En aquellos días, el comandante, queriendo saber con exactitud de que acusaban a Pablo los judíos, mandó que le quitaran las cadenas, convocó a los sumos sacerdotes y a todo el sanedrín, y llevando consigo a Pablo, lo hizo comparecer ante ellos. Como Pablo sabía que una parte del sanedrín era de saduceos y otra de fariseos, exclamo: “Hermanos: yo soy fariseo, hijo de fariseos, y me quieren juzgar porque espero la resurrección de los muertos”. Apenas dijo esto, se produjo un altercado entre fariseos y saduceos, que ocasionó la división de la asamblea. (Porque los saduceos niegan la otra vida, sea de ángeles o de espíritus resucitados; mientras los fariseos admiten ambas cosas). Estalló luego una terrible gritería y algunos escribas del partido de los fariseos, se pusieron de pie y declararon enérgicamente: “nosotros no encontramos ningún delito en este hombre. ¿Quién puede decirnos que no le ha hablado un espíritu o un ángel?”.

El alboroto llego a tal grado, que el comandante, temiendo que hicieran pedazos a Pablo, mandó traer la guarnición para sacarlo de allí y llevárselo al cuartel.
En la noche siguiente se le aparecía el Señor a Pablo y le dijo: “Ten animo, Pablo; porque así como en Jerusalén has dado testimonio de mi, así tendrás que darlo en Roma”.

Palabra del Señor.

Te alabamos, Señor.


Del salmo 15 

R/. Enséñanos Señor, el camino de la vida. Aleluya.

Protégeme, Dios mío, pues eres mi refugio. Yo siempre he dicho que tú eres mi Señor. El Señor es el parte que me ha tocado en herencia; mi vida está en sus manos. R/.
Bendeciré al Señor, que me aconseja, hasta de noche me instruye internamente. Tengo siempre presente el Señor y con Él a mi lado, jamás tropezaré. R/.
Por eso se me alegran el corazón y el alma, y mi cuerpo vivirá tranquilo, porque tu no me abandonaras a la muerte ni dejarás que sufra yo la corrupción. R/.
Enséñame el camino de la vida, sáciame de gozo en tu presencia y de alegría perpetua junto a ti. R/.


ACLAMACIÓN (Jn 17, 21)



R/. Aleluya, aleluya.

Que todos sean uno, como tu Padre, en mí y yo en ti, somos uno, a fin de que el mundo crea que tú me has enviado, dice el Señor. R/.


Que su unidad sea perfecta.


Del santo Evangelio según san Juan: 17, 20-26


En aquel tiempo, Jesús levanto los ojos al cielo y dijo: “Padre, no sólo te pido por mis discípulos, sino también por los que van a creer en mi por la palabra de ellos, para que todos sean uno, como tú, Padre, en mí y yo en ti somos uno, a fin de que sean uno en nosotros y el mundo crea que tú me has enviado.

Yo les he dado la gloria que tú me diste, para que sean uno, como nosotros somos uno. Yo en ellos y tú en mí, para que su unidad sea perfecta y así el mundo conozca que tú me has enviado y que los amas, como me amas a mi, Padre, quiero que donde yo este, estén también los que has dado, para que contemplen mi gloria, la que me diste, porque me has amado desde antes de la creación del mundo.

Padre justo, el mundo no te ha conocido; pero yo si te conozco y estos han conocido que tú me enviaste. Yo les he dado a conocer tu nombre y se los seguiré dando a conocer, para que el amor con que me amas esté en ellos y yo también en ellos”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Acepta Señor, estos dones que hemos preparado para el sacrificio eucarístico, y transforma toda nuestra vida en una continua ofrenda. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Prefacio de Pascua o de la Ascensión.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 16, 7)


Yo se lo aseguro, dice el Señor: les conviene que yo me vaya, por que si no me voy, no vendrá a ustedes el Espíritu consolador. Aleluya.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Que esta Eucaristía, Señor, nos haga comprender tus designios y nos comunique tu misma vida divina, para que seamos dignos de recibir los dones de tu Espíritu. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 23 mayo, 2012 at 3:56  Dejar un comentario  

LECTURAS DEL MIÉRCOLES VII DE PASCUA 23 DE MAYO

Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.




RESPUESTAS DE FE S.D.A.


SAN JUAN BAUTISTA DE ROSSI


ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 46, 2)


Pueblos todos, aplaudan y aclamen a Dios con clamores de júbilo. Aleluya.


ORACIÓN COLECTA


Dios misericordioso, concede a tu iglesia, congregada por el Espíritu Santo, entregarse plenamente a ti y vivir siempre unida en el amor. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Ahora los dejo en manos de Dios, que puede hacerlos crecer y alcanzar la herencia prometida.



Del libro de los Hechos de los Apóstoles: 20, 28-38


En aquellos días, Pablo dijo a los presbíteros de la comunidad cristiana de Éfeso: “Miren por ustedes mismos y por todo el rebaño, del que los constituyó pastores el Espíritu Santo, para apacentar a la iglesia de Dios adquirió con la sangre de su Hijo.

Yo sé que después de mi partida, se introducirán entre ustedes lobos rapaces, que no tendrán piedad del rebaño y sé que, de entre ustedes mismos, surgirán hombres que predicarán doctrinas perversas y arrastrarán a los fieles detrás de sí. Por eso estén alerta. Acuérdense que durante tres años, ni de día ni de noche he dejado de aconsejar, con lágrimas en los ojos, a cada uno de ustedes. Ahora lo encomiendo a Dios y a su palabra salvadora, la cual tiene fuerza para que todos los consagrados a Dios crezcan en el espíritu y alcancen la herencia prometida. Yo no he codiciado ni el oro ni la palabra ni la ropa de nadie. Bien saben que cuanto he necesitado para mí y para mis compañeros, lo he ganado con mis manos, siempre he mostrado que hay que trabajar así, para ayudar como se debe a los necesitados, recordando las palabras del Señor Jesús: “Hay mas felicidad en dar que en recibir”.
Dicho esto, se arrodillo para orar con todos ellos. Todos se pusieron a llorar y abrazaban y besaban a Pablo, afligidos, sobre todo, por que les había dicho que no lo volverían a ver. Y todos lo acompañaron hasta el barco.


Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


Del salmo 67

R/. Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya.

Señor despliega tu poder, reafirma lo que has hecho por nosotros, desde Jerusalén, desde tu templo, a donde vienen los reyes con sus dones. R/.
Cántele al Señor, reyes de la tierra, denle gloria al Señor que recorre los cielos seculares, y que dice con voz como de trueno: “Glorifiquen a Dios”. R/.
Sobre Israel su majestad se extiende y su poder, sobre las nubes. Bendito sea nuestro Dios. R/.


ACLAMACIÓN (Cfr. Jn 17, 17)



R/. Aleluya, aleluya.

Tu palabra, Señor, es la verdad; santifícanos en la verdad. R/.


Padre, que ellos sean uno, como nosotros.


Del santo Evangelio según san Juan: 17, 11-19


En aquel tiempo, Jesús levanto los ojos al cielo y dijo: “Padre santo, cuida de tu nombre a los que me has dado, para que sean uno, como nosotros. Cuando estaba con ellos, yo cuidaba en tu nombre a los que me diste; yo velaba por ellos y ninguno de ellos se perdió, excepto el que tenía que perderse, para que se cumpliera la Escritura.

Pero ahora voy a ti, y mientras estoy aún en el mundo, digo estas cosas para que mi gozo llegue a su plenitud en ellos. Yo les he entregado tu palabra y el mundo los odia, por que no son del mundo, como yo tampoco soy del mundo. No te pido que los saques del mundo, si no que los libres del mal. Ellos no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

Santificarlos en la verdad. Tu palabra es la verdad. Así como tú me enviaste al mundo, así los envío yo también al mundo. Yo me santificó a mí mismo por ellos, para que también ellos sean santificados en la verdad”.


Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Acepta, Señor, este sacrificio de alabanza que tu mismo nos has mandado celebrar, y dígnate, por esta Eucaristía, santificarnos y darnos tu salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Prefacio de Pascua a de la Ascensión.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 15,26-27)


Cuando venga el consolador que yo les enviare, el Espíritu de verdad que procede del Padre, dará testimonio de mí, dice el Señor, y también ustedes darán testimonio. Aleluya.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Señor, que esta comunión aumente en nosotros tu gracia, nos purifique de nuestros pecados y nos disponga mejor a recibir tus dones. Por Jesucristo, nuestro Señor.

 

Published in: on 22 mayo, 2012 at 3:16  Dejar un comentario