LECTURAS DEL SÁBADO II DE ADVIENTO 10 DE DICIEMBRE


Del mismo modo, el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos



NUESTRA SEÑORA DE LORETO


ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 79, 4. 2)


Ven, Señor, muéstranos tu rostro, y nos salvaremos.


ORACIÓN COLECTA


Concédenos, Padre todopoderoso, que Cristo, el resplandor de tu gloria, nazca en nuestros corazones, para que su venida disipe las tinieblas del pecado y ponga de manifiesto que somos hijos de la luz. Por nuestro Señor Jesucristo.


LITURGIA DE LA PALABRA


Elías volverá.


Del libro del Sirácide (Eclesiástico) : 48,1-4. 9-11

 


En aquel tiempo, surgió Elías, un profeta de fuego; su palabra quemaba como una llama. Él hizo caer sobre los israelitas el hambre y con celo los diezmó. En el nombre del Señor cerró las compuertas del cielo e hizo que descendiera tres veces fuego de lo alto. ¡Qué glorioso eres, Elías, por tus prodigios! ¿Quién puede jactarse de ser igual a ti? En un torbellino de llamas fuiste arrebatado al cielo, sobre un carro tirado por caballos de fuego. Escrito está de ti que volverás, cargado de amenazas, en el tiempo señalado, para aplacar la cólera antes de que estalle, para hacer que el corazón de los padres se vuelva hacia los hijos y congregar a las tribus de Israel.


Dichosos los que te vieron y murieron gozando de tu amistad; pero más dichosos los que estén vivos cuando vuelvas.


Palabra de Dios.


Te alabamos, Señor.

 


Del salmo 79


R/. Ven, Señor, a salvarnos.


Escúchanos, pastor de Israel; tú que estás rodeado de querubines, manifiéstate, despierta tu poder y ven a salvarnos. R/.

 

Señor, Dios de los ejércitos, vuelve tus ojos, mira tu viña y visítala; protege la cepa plantada por tu mano, el renuevo que tú mismo cultivaste. R/.

 

Que tu diestra defienda al que elegiste, al hombre que has fortalecido. Ya no nos alejaremos de ti; consérvanos la vida y alabaremos tu poder. R/.

 


ACLAMACIÓN (Lc 3, 4. 6 )




R/. Aleluya, aleluya.


Preparen el camino del Señor, hagan rectos sus senderos, y todos los hombres verán la salvación de Dios. R/.


Elías ha venido ya, pero no lo reconocieron.


Del santo Evangelio según san Mateo: 17, 10-13

 


En aquel tiempo, los discípulos le preguntaron a Jesús: "¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?".


Él les respondió: "Ciertamente Elías ha de venir y lo pondrá todo en orden. Es más, yo les aseguro a ustedes que Elías ha venido ya, pero no lo reconocieron e hicieron con él cuanto les vino en gana. Del mismo modo, el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos". Entonces entendieron los discípulos que les hablaba de Juan el Bautista.


Palabra del Señor.


Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACION SOBRE LAS OFRENDAS


Te pedimos, Señor, que este sacrificio, signo de nuestra total entrega a ti, te sea ofrecido siempre para que realice la intención que tuviste al instituir este sacramento, y lleve a cabo plenamente en nosotros tu salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Prefacio I/A o I/B de Adviento.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Ap 22, 12)


Pronto vendré y traeré conmigo la recompensa, dice el Señor, y daré a cada uno según sus obras.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Que esta Eucaristía nos purifique, Señor, de toda mancha y nos prepare así a celebrar dignamente la Navidad ya próxima. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Published in: on 8 diciembre, 2011 at 22:18  Dejar un comentario  

LECTURAS DEL VIERNES II DE ADVIENTO 9 DE DICIEMBRE SAN JUAN DIEGO CUAUHTLATOATZIN


La sabiduría de Dios se justifica a sí misma por sus obras.




SAN JUAN DIEGO CUAUHTLATOATZIN


ANTÍFONA DE ENTRADA (Is 52, 7)


Qué hermoso es ver correr sobre los montes al mensajero que anuncia la paz, que trae buenas noticias, que anuncia la salvación.


ORACIÓN COLECTA


Dios nuestro, que por medio del bienaventurado Juan Diego manifestaste a tu pueblo el amor de la Santísima Virgen María, concédenos, por su intercesión, que, obedientes a las recomendaciones de nuestra Madre de Guadalupe, podamos cumplir siempre tu voluntad. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


¡Ojalá hubieras obedecido mis mandatos!


Del libro del profeta Isaías: 48, 17-19

 


Esto dice el Señor, tu redentor, el Dios de Israel:


"Yo soy el Señor, tu Dios, el que te instruye en lo que es provechoso, el que te guía por el camino que debes seguir. ¡Ojalá hubieras obedecido mis mandatos!

 

Seria tu paz como un río y tu justicia, como las olas del mar.

Tu descendencia seria como la arena y como granos de arena, los frutos de tus entrañas. Nunca tu nombre hubiera sido borrado ni arrancado de mi presencia".


Palabra de Dios.


Te alabamos, Señor.

 



Del salmo 1


R/. Dichoso el hombre que confía en el Señor.


Dichoso aquel que no se guía por mundanos criterios, que no anda en malos pasos ni se burla del bueno, que ama la ley de Dios y se goza en cumplir sus mandamientos. R/.

 

Es como un árbol plantado junto al río, que da fruto a su tiempo y nunca se marchita. En todo tendrá éxito. R/.

 

En cambio los malvados serán como la paja barrida por el viento. Porque el Señor protege el camino del justo y al malo sus caminos acaban por perderlo. R/.

 


ACLAMACIÓN



R/. Aleluya, aleluya.


Ya viene el Señor, salgamos a su encuentro; Él es el príncipe de la paz. R/.

 

No escuchan ni a Juan ni al Hijo del hombre.


Del santo Evangelio según san Mateo: 11, 16-19

 

En aquel tiempo, Jesús dijo: "¿Con qué podré comparar a esta gente? Es semejante a los niños que se sientan en las plazas y se vuelven a sus compañeros para gritarles: ‘Tocamos la flauta y no han bailado; cantamos canciones tristes y no han llorado’.

 

Porque vino Juan, que ni comía ni bebía, y dijeron: `Tiene un demonio’. Viene el Hijo del hombre, y dicen: `Ese es un glotón y un borracho, amigo de publicanos y gente de mal vivir’. Pero la sabiduría de Dios se justifica a sí misma por sus obras".


Palabra del Señor.


Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Señor, que el sacrificio que vamos a ofrecerte, en memoria de tu siervo san Juan Diego, sea agradable en tu presencia como la ofrenda de su humilde y sencilla fe, para alabanza y gloria de tu nombre y para la salvación del mundo entero. Por Jesucristo, nuestro Señor.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 25, 40)


Yo les aseguro que todo lo que hicieron con uno de estos mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicieron, dice el Señor.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Te damos gracias, Padre celestial, por este memorial de la muerte y resurrección de tu Hijo que hemos celebrado; concédenos, por intercesión de san Juan Diego, que, bajo la protección de la Virgen María, nos mantengamos siempre unidos en una fe sincera y en una ardiente caridad. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Published in: on 8 diciembre, 2011 at 14:09  Dejar un comentario