LECTURAS DEL DOMINGO XXIII DEL T. ORDINARIO 4 DE SEPTIEMBRE

Corrección Fraterna.

 


SAN MOISÉS PROFETA


ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 118, 137. 124)


Eres justo, Señor, y rectos son tus mandamientos. Muéstrate bondadoso conmigo y ayúdame a cumplir tu voluntad.


ORACIÓN COLECTA

Señor, que te has dignado redimirnos y hacernos hijos tuyos, míranos siempre con amor de Padre y haz que cuantos creemos en Cristo, obtengamos la verdadera libertad y la herencia eterna. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Si no amonestas al malvado, te pediré cuentas de su vida.


Del libro del profeta Ezequiel: 33, 7-9

Esto dice el Señor: "A ti, hijo de hombre, te he constituido centinela para la casa de Israel. Cuando escuches una palabra de mi boca, tú se la comunicarás de mi parte.

Si yo pronuncio sentencia de muerte contra un hombre, porque es malvado, y tú no lo amonestas para que se aparte del mal camino, el malvado morirá por su culpa, pero yo te pediré a ti cuentas de su vida. En cambio, si tú lo amonestas para que deje su mal camino y él no lo deja, morirá por su culpa, pero tú habrás salvado tu vida".

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.


Del salmo 94


R/. Señor, que no seamos sordos a tu voz.

Vengan, lancemos vivas al Señor, aclamemos al Dios que nos salva. Acerquémonos a Él, llenos de júbilo, y démosle gracias. R/.

Vengan, y puestos de rodillas, adoremos y bendigamos al Señor, que nos hizo, pues él es nuestro Dios y nosotros, su pueblo, él nuestro pastor y nosotros, sus ovejas. R/.

Hagámosle caso al Señor, que nos dice: "No endurezcan su corazón, como el día de la rebelión en el desierto, cuando sus padres dudaron de mí, aunque habían visto mis obras". R/.


Cumplir perfectamente la ley consiste en amar.


De la carta del apóstol san Pablo a los romanos: 13, 8-10

Hermanos: No tengan con nadie otra deuda que la del amor mutuo, porque el que ama al prójimo, ha cumplido ya toda la ley. En efecto, los mandamientos que ordenan: "No cometerás adulterio, no robarás, no matarás, no darás falso testimonio, no codiciarás" y todos los otros, se resumen en éste: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo", pues quien ama a su prójimo no le causa daño a nadie. Así pues, cumplir perfectamente la ley consiste en amar.


Palabra de Dios.


Te alabamos, Señor.


ACLAMACIÓN (2 Co 5, 19)


R/. Aleluya, aleluya.

Dios ha reconciliado consigo al mundo, por medio de Cristo, y nos ha encomendado a nosotros el mensaje de la reconciliación. R/.



Si tu hermano te escucha, lo habrás salvado.


Del santo Evangelio según san Mateo: 18, 15-20

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Si tu hermano comete un pecado, ve y amonéstalo a solas

Si te escucha, habrás salvado a tu hermano. Si no te hace caso, hazte acompañar de una o dos personas, para que todo lo que se diga conste por boca de dos o tres testigos.

Pero si ni así te hace caso, díselo a la comunidad; y si ni a la comunidad le hace caso, apártate de él como de un pagano o de un publicano. Yo les aseguro que todo lo que aten en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desaten en la tierra, quedará desatado en el cielo. Yo les aseguro también que si dos de ustedes se ponen de acuerdo para pedir algo, sea lo que fuere, mi Padre celestial se lo concederá; pues donde dos o tres se reúnen en mi nombre, ahí estoy yo en medio de ellos".


Palabra del Señor.


Gloria a ti, Señor Jesús.


Credo.


PLEGARIA UNIVERSAL


Oremos confiados a Dios Padre, que siempre está dispuesto a acoger nuestros deseos y anhelos.


Después de cada petición diremos: Escucha, Señor, nuestra oración.

Por la Iglesia de Dios, por sus ministros, por los misioneros y los catequistas. Oremos.

Por los gobernantes, los políticos, los empresarios, los trabajadores y los que se encuentran sin trabajo. Oremos.

Por los emigrantes, los exiliados, los refugiados, los que sufren violencia, o cualquier tipo de marginación. Oremos.

Por los enfermos, los agonizantes, los pobres y necesitados, los que se encuentran solos y abandonados. Oremos.

Por todos nosotros, por nuestros familiares y amigos, por los que no han podido acudir a celebrar la Eucaristía con nosotros y que llevamos en nuestro corazón. Oremos.


Muéstranos, Padre tu amor y acoge las oraciones que te hemos dirigido con confianza de hijos. Por Jesucristo, nuestro Señor


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios nuestro, fuente de la paz y del amor sincero, concédenos glorificarte por estas ofrendas, y unirnos fielmente a ti por la participación en esta Eucaristía. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Prefacio para los domingos del Tiempo Ordinario.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Sal 41, 2-3)

Como la cierva busca el agua de los ríos, así, sedienta, mi alma te busca a ti, Dios mío.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Tú que nos has instruido con tu palabra y alimentado con tu Eucaristía, concédenos, Señor, aprovechar estos dones para que vivamos aquí unidos a tu Hijo y podamos, después, participar de su vida inmortal. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Published in: on 3 septiembre, 2011 at 22:38  Dejar un comentario