LECTURAS DEL LUNES XXI DEL T. ORDINARIO 22 DE AGOSTO SANTA MARÍA REINA

 

SANTA MARÍA REINA




SANTA MARÍA REINA


ANTÍFONA DE ENTRADA


Adoremos a Cristo, nuestro rey, que ha coronado como reina a María, su Madre.


ORACIÓN COLECTA


Dios todopoderoso, que has querido darnos como madre y reina a la Madre de tu Hijo, concédenos amarla y venerarla como verdaderos hijos suyos y obtener, por su intercesión, el Reino de los cielos. Por nuestro Señor Jesucristo…



LITURGIA DE LA PALABRA


Abandonando los ídolos, ustedes se convirtieron a Dios y viven en la esperanza de que venga Jesucristo.



De la primera carta del apóstol san Pablo a los tesalonicenses: 1, 1-5. 8-10


Pablo, Silvano y Timoteo deseamos la gracia y la paz a la comunidad cristiana de los tesalonicenses, congregada por Dios Padre y por Jesucristo, el Señor.


En todo momento damos gracias a Dios por ustedes y los tenemos presentes en nuestras oraciones. Ante Dios, nuestro Padre, recordamos sin cesar las obras que manifiestan la fe de ustedes, los trabajos fatigosos que ha emprendido su amor y la perseverancia que les da su esperanza en Jesucristo, nuestro Señor.

Nunca perdemos de vista, hermanos muy amados de Dios, que Él es quien los ha elegido. En efecto, nuestra predicación del Evangelio entre ustedes no se llevó a cabo sólo con palabras, sino también con la fuerza del Espíritu Santo, que produjo en ustedes abundantes frutos. Bien saben cómo hemos actuado entre ustedes para su propio bien.

Su fe en Dios ha llegado a ser conocida, no sólo en Macedonia y Acaya, sino en todas partes; de tal manera, que nosotros ya no teníamos que decir nada. Porque ellos mismos cuentan de qué manera tan favorable nos acogieron ustedes y cómo, abandonando los ídolos, se convirtieron al Dios vivo y verdadero para servirlo, esperando que venga desde el cielo su Hijo, Jesús, a quien El resucitó de entre los muertos, y es quien nos libra del castigo venidero.


 Palabra de Dios.


 Te alabamos, Señor.

 

 

 

Del salmo 149 


 

R/. El Señor es amigo de su pueblo.



Entonen al Señor un canto nuevo, en la asamblea litúrgica alábenlo. En su creador y rey, en el Señor, alégrese Israel, su pueblo santo. R/.

En honor de su nombre, que haya danzas, alábenlo con arpa y tamboriles. El Señor es amigo de su pueblo y otorga la victoria a los humildes. R/.

Que se alegren los fieles en el triunfo, que inunde el regocijo sus hogares, que alaben al Señor con sus palabras, porque en esto su pueblo se complace. R/.



ACLAMACIÓN (Jn 10, 27)


 R/. Aleluya, aleluya.


Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor, yo las conozco y ellas me siguen. R/.



¡Ay de ustedes, guías ciegos!



Del santo Evangelio según san Mateo: 23, 13-22



En aquel tiempo, Jesús dijo a los escribas y fariseos: “¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, porque les cierran a los hombres el Reino de los cielos! Ni entran ustedes ni dejan pasar a los que quieren entrar.


¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que recorren mar y tierra para ganar un adepto y, cuando lo consiguen, lo hacen todavía más digno de condenación que ustedes mismos!

¡Ay de ustedes, guías ciegos, que enseñan que jurar por el templo no obliga, pero que jurar por el oro del templo, sí obliga! ¡Insensatos y ciegos! ¿Qué es más importante, el oro o el templo, que santifica al oro? También enseñan ustedes que jurar por el altar no obliga, pero que jurar por la ofrenda que está sobre él, sí obliga. ¡Ciegos! ¿Qué es más importante, la ofrenda o el altar, que santifica a la ofrenda? Quien jura, pues, por el altar, jura por él y por todo lo que está sobre él. Quien jura por el templo, jura por él y por aquel que lo habita. Y quien jura por el cielo, jura por el trono de Dios y por aquel que está sentado en él”.

 Palabra del Señor.


 Gloria a ti, Señor Jesús.


ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Acepta, Señor, los dones que te presentamos para celebrar esta fiesta de la Virgen María y concédenos que tu Hijo Jesucristo, que quiso ofrecerse por nosotros en la cruz, nos obtenga tu perdón y tu paz. Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Lc 1, 45)


Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Te suplicamos, Señor, que quienes hemos participado de este sacramento, al celebrar hoy a la Virgen María, podamos, por su intercesión, llegar a participar también del banquete eterno. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Published in: on 21 agosto, 2011 at 22:12  Dejar un comentario  

LECTURAS DEL DOMINGO XXI DEL T. ORDINARIO 21 DE AGOSTO

 

LA AUTORIDAD COMO SERVICIO.




SAN PÍO X


ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 85, 1-3)


Escucha, Señor, y respóndeme; salva a tu siervo que confía en ti. Ten piedad de mí, Dios mío, pues sin cesar te invoco.


ORACIÓN COLECTA


Dios nuestro, tú que puedes darnos un mismo querer y un mismo sentir, concédenos a todos amar lo que nos mandas y anhelar lo que nos prometes para que, en medio de las preocupaciones de esta vida, pueda encontrar nuestro corazón la felicidad verdadera. Por nuestro Señor Jesucristo…


LITURGIA DE LA PALABRA


Pondré la llave del palacio de David sobre su hombro.



Del libro del profeta Isaías: 22, 19-23


Esto dice el Señor a Sebná, mayordomo de palacio: “Te echaré de tu puesto y te destituiré de tu cargo. Aquel mismo día llamaré a mi siervo, a Eleacín, el hijo de Elcías; le vestiré tu túnica, le ceñiré tu banda y le traspasaré tus poderes.

Será un padre para los habitantes de Jerusalén y para la casa de Judá. Pondré la llave del palacio de David sobre su hombro. Lo que él abra, nadie lo cerrará; lo que él cierre, nadie lo abrirá. Lo fijaré como un clavo en muro firme y será un trono de gloria para la casa de su padre”.


Palabra de Dios


Te alabamos, Señor.

 

 

Del salmo 137



 R/. Señor, tu amor perdura eternamente.

De todo corazón te damos gracias, Señor, porque escuchaste nuestros ruegos. Te cantaremos delante de tus ángeles, te adoraremos en tu templo. R/.

Señor, te damos gracias por tu lealtad y por tu amor: siempre que te invocamos, nos oíste y nos llenaste de valor. R/.

Se complace el Señor en los humildes y rechaza al engreído. Señor, tu amor perdura eternamente; obra tuya soy, no me abandones. R/.



Todo proviene de Dios, todo ha sido hecho por Él y todo está orientado hacia Él.



De la carta del apóstol san Pablo a los romanos: 11, 33-36


¡Qué inmensa y rica es la sabiduría y la ciencia de Dios! ¡Qué impenetrables son sus designios e incomprensibles sus caminos! ¿Quién ha conocido jamás el pensamiento del Señor o ha llegado a ser su consejero? ¿Quién ha podido darle algo primero, para que Dios se lo tenga que pagar? En efecto, todo proviene de Dios, todo ha sido hecho por Él y todo está orientado hacia Él. A Él la gloria por los siglos de los siglos. Amén.


Palabra de Dios.


Te alabamos, Señor.

 


ACLAMACIÓN (Mt 16, 18)


 R/. Aleluya, aleluya.

 


Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y los poderes del infierno no prevalecerán sobre ella, dice el Señor. R/.



Tú eres Pedro y yo te daré las llaves del Reino de los cielos.




Del santo Evangelio según san Mateo: 16, 13-20



En aquel tiempo, cuando llegó Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: “¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?”. Ellos le respondieron: “Unos dicen que eres Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que Jeremías o alguno de los profetas”.


Luego les preguntó: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?”. Simón Pedro tomó la palabra y le dijo: “Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo”.


Jesús le dijo entonces: “¡Dichoso tú, Simón, hijo de Juan, porque esto no te lo ha revelado ningún hombre, sino mi Padre, que está en los cielos! Y yo te digo a ti que tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia. Los poderes del infierno no prevalecerán sobre ella. Yo te daré las llaves del Reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo”. Y les ordenó a sus discípulos que no dijeran a nadie que Él era el Mesías.


Palabra del Señor.


Gloria a ti, Señor Jesús.

 


Credo



PLEGARIA UNIVERSAL



Presentemos con confianza nuestras plegarias al Padre.

Después de cada petición diremos: Escúchanos, Padre.

Escúchanos, Padre.

Por la Iglesia de todo el mundo, edificada sobre la fe en Jesucristo. Que dé testimonio de Jesús, el Hijo de Dios vivo. Oremos.

Por el Papa Benedicto XVI, sucesor de Pedro, llamado a ser punto de referencia y de comunión para todos los cristianos. Que Dios lo ilumine y lo sostenga en su servicio apostólico. Oremos.

Por todos aquellos que en cualquier ámbito de la sociedad ostentan responsabilidades como gobernantes o dirigentes. Que lo hagan siempre con espíritu de servicio y en bien de los demás. Oremos.

Por el curso escolar próximo a iniciar. Que la escuela sea siempre un lugar de crecimiento humano y espiritual. Oremos.

Por todos los cristianos. Que siempre sepamos encontrar momentos de paz, de meditación, de oración, para profundizar en nuestra fe y en las relaciones gratuitas con los demás. Oremos.

Por todos nosotros, por nuestros familiares y amigos, por nuestros vecinos y conocidos. Por nuestros difuntos. Oremos.


Escucha, Padre bondadoso, las oraciones de tus hijos, y concédenos lo que te hemos pedido con confianza. Por Jesucristo, nuestro Señor.



ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


Dios nuestro, que por medio de un sacrificio único, el de Cristo en la Cruz, nos has adoptado como hijos tuyos, concede siempre a tu Iglesia el don de la unidad y de la paz. Por Jesucristo, nuestro Señor.



Prefacio para los domingos del Tiempo Ordinario


ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Sal 103, 13-15)


El que come mi carne y bebe mi sangre, dice el Señor, tiene ya vida eterna y yo lo resucitaré en el último día.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Completa, Señor, en nosotros la obra redentora de tu amor y danos la fortaleza y generosidad necesarias para que podamos cumplir en todo tu santa voluntad. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Published in: on 21 agosto, 2011 at 1:38  Dejar un comentario